Si alguna vez escuchas por la noche:
¡Aaaaaayyy! ¡Aaaaaayyy! ¡Miiiis Hijooooos! ¡¿Donde están mis hijos?!, ¡entonces estarás escuchando los lamentos de La Llorona.


[trailer_box image=”http://img.emol.com/2012/10/25/llorona_201137.jpg” slogan=”Fuente – emol” title=”Se dice que existió una mujer indígena que tenía un romance con un caballero español” link=”http://img.emol.com/2012/10/25/llorona_201137.jpg” target=”_blank” animate=””]

De generación a generación ha sido una de las más famosas Leyendas Mexicanas, desde la época de la colonia hasta nuestros días.

Según se cuenta de la Leyenda de La Llorona:

A principios del siglo XVII existió en la ciudad de Durango una bella mujer mestiza de aproximadamente de 20 años de edad.
Por esos años llegó a estos lugares, un  joven apuesto y elegante caballero español, de abolengo y noble sociedad, al conocerse en la plaza mayor de la ciudad hubo una fuerte atracción entre los dos.
Tras la negación del padre de la bella mujer, perdidamente enamorada optó por huir con su amado una noche oscura y lluviosa.
El caballero español improvisó una casa a las afueras de la ciudad, donde estableció su nido de amor con la encantadora y bella mujer.
Con el paso del tiempo tuvieron tres hijos que eran el encanto de la madre, quien frecuentemente le pedía legalizar la unión marital para poder darle nombre a sus tres hijos.
Un domingo, cuando la mujer asistía a misa, después del evangelio el cura anuncio el matrimonio del caballero español con una noble señorita, ella no creía lo que escuchaba, al mismo tiempo que todas las miradas se concentraron en ella y los cuchicheos en coro la señalaban burlonamente.
Al salir del templo, tomó un coche y ordenó al cochero conducirla a casa de su amado caballero, no le reclamó la traición, solamente le pidió que no la abandonara a ella por sus hijos, que siguiera sosteniendo a quienes eran de su sangre.
Entonces el noble caballero le dijo:
No vuelvas a cruzarte en mi camino, eres indigna de mi nobleza… tú eres una mestiza… hija de una india indeseable.
Dos domingos después, se realizaba la elegante y solemne boda, en el momento en que el sacerdote pedía a los contrayentes que manifestaran su voluntad para la unión, una mujer elegante se acercó discretamente a la pareja y simulando que pretendía colocar el lazo, apuñaló en repetidas ocasiones en pecho y espalda de ambos novios dándoles muerte.
Saliendo enloquecida corrió por la calle hasta llegar a su casa, tomó a sus tres hijos, llegó al arroyo caudaloso y enloquecida degolló a sus hijos, los arrojó al arroyo y se enterró el puñal en el corazón y así ponerle fin a la quíntuple tragedia.

[trailer_box image=”http://1.bp.blogspot.com/-pOhsNG2K0uI/U0VN_pfExOI/AAAAAAAAAKo/g0GCQhL6mzE/s1600/la-llorona.jpg” slogan=”Fuente – bp.blogspot” title=”Desde ese día, se escucha el lamento lleno de dolor de la joven en el río donde esto ocurrió.” link=”http://1.bp.blogspot.com/-pOhsNG2K0uI/U0VN_pfExOI/AAAAAAAAAKo/g0GCQhL6mzE/s1600/la-llorona.jpg” target=”_blank” animate=””]

 

La ciudad entera enmudeció por lo ocurrido, al anochecer de esa tarde, se escuchó el aterrador lamento:
¡Aaaaaayyy! ¡Aaaaaayyy! ¡Miiiis Hijooooos! ¡¿Donde están mis hijos?! ¡Aaaaaayyy!
El llanto recorrió toda la calle y desde ese tiempo por más de tres siglos se llamó calle de La Llorona.

 

[idea] Y tú.. ¿la haz escuchado alguna vez?[/idea]

DEJA UNA RESPUESTA

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *